Belleza

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el único que está expuesto al clima y a agentes externos que la dañan como las bacterias, la contaminación, sol, entre otros. Esta barrera del organismo requiere de un cuidado especial pues, contrario a lo que muchos creen, si se abusa de ella las consecuencias pueden ser muchas.

Los expertos recomiendan lavar con frecuencia la piel del rostro, que es una de las zonas más expuestas y sensibles, para liberarla de las partículas de suciedad, grasas y maquillaje que la hacen parecer poco saludable. La tendencia es usar productos de limpieza cada vez más efectivos y que al tiempo sean suaves con la piel, por ello, las aguas micelares se están convirtiendo en una alternativa ideal para limpiar, dejar la piel fresca y tonificada, sin irritarla ni lastimarla. 

“Las aguas micelares son soluciones líquidas de base acuosa compuestas por micelas, que son partículas diminutas formadas por dos polos: un hidrófilo, que tiene afinidad por el agua y el lipófido, con las grasas”, explica Paulina López, gerente de ventas de Care Chemicals de BASF. Cuando se pasa por la piel, las micelas atrapan los residuos grasos, el sudor, la polución, la suciedad y otras impurezas, dejándola completamente limpia, hidratada y fresca.

El agua micelar es uno de los grandes inventos en belleza. BASF destaca las cuatro cosas más importantes que son la tendencia en cuidado de la piel.

  1. Acción Multifuncional: Las aguas micelares para productos de limpieza, sirven para limpiar, desmaquillar y tonificar el rostro, así como dar suavidad. Todo en un solo producto y sin irritar la piel. “No es necesario usar otro tónico o loción para complementar la limpieza. Normalmente se utilizan en la mañana y en la noche, pero pueden usarse cuantas veces se necesite sin que generen alguna inflamación o picor”, explica Paulina López
  1. Se pueden usar en cualquier tipo de piel. Otra de las grandes ventajas de las aguas micelares es que son versátiles y sirven para cualquier tipo de piel, por su suavidad son muy útiles para pieles sensibles, “Para cuidar la piel de los bebés por ejemplo es una gran opción, pues no es un producto agresivo”, dice López
  1. Son fáciles de usar. Para aprovechar al máximo todos sus beneficios simplemente se debe impregnar en un algodón, que no absorbe el agua y se pasa por la piel dando pequeños toques.
  1. Cada vez más opciones en el mercado. Debido al efecto positivo de las aguas micelares en la piel, cada vez más personas están buscando esta opción para cuidar su piel e incluso hoy se ve una gran tendencia para desarrollar formulaciones en otras categorías de cuidado personal como Cuidado Capilar.

“Actualmente, laboratorios como los de BASF, están trabajando en desarrollar productos y formulaciones cada vez más efectivas, que atiendan las demandas del consumidor.”, concluye Paulina López. Más información en:  www.basf.com