Belleza

Una piel hidratada siempre lucirá más bonita y que mejor si mantenemos una rutina diaria. Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada indica que “es necesario realizar ciertas acciones que permitirán mantener en buen estado nuestra piel: reparar el tejido, limpiarlo, hidratarlo, nutrirlo -recuperando así el equilibrio hidrolipídico de la piel- y revitalizarla, para devolver o mantener su luminosidad”.

Además, la alimentación es fundamental. “Debemos mantener una alimentación adecuada y balanceada, para ayudarnos a mantener la salud de nuestra piel”, señala la especialista, indicando que “beber, por lo menos, dos litros de agua diaria e incorporar alimentos ricos en vitamina A y C ayudará a lograrlo”.

Por esto, es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Exfoliación: Esta acción permitirá que la piel respire, obteniendo un color más brillante, uniforme y duradero.
  • Limpieza: Esta debe realizarse aún cuando una persona no se ha maquillado. Se debe incluir una buena leche o loción de limpieza, que variará de acuerdo al tipo de piel. “Si la piel es seca, es ideal que esta loción tenga emolientes”, añade Molina.
  • Hidratación: Se recomienda utilizar suero hidratante para la cara, con ácido hialurónico para que la hidratación sea en profundidad. De acuerdo con Molina, “lo importante es que todos estos productos sean biológicos, libres de cargas tóxicas, para que la piel los absorba de manera más fácil”.
  • Protección: El protector solar pasa a ser un aliado de nuestra piel durante todo el año, evitando el envejecimiento prematuro. Se debe aplicar todos los días antes de salir a las actividades diarias, independiente si se va a estar toda la jornada en una oficina, ya que las lunes artificiales también interfieren con la melanina de la piel.

Por último, es importante considerar, además de esta rutina diaria, algunas acciones para mantener a salud de nuestra piel. Cada tres o cuatro meses (ojalá en los cambios de estación), es importante realizarse una limpieza de cutis profesional para descongestionar en profundidad nuestra piel. Acá se incluyen cepillos profesionales que retirarán células muertas y ayudarán a que los productos de limpieza, hidratación y nutrición penetren de mejor manera los poros.

Tener una piel sana y radiante sólo depende de ti.