Café

El año pasado – en el Día del Padre- obsequié una moledora de café, y todo fue porque el padre de mi hija es amante del café de grano y posee distintas cafeteras (italiana, prensa francesa, cafetera de goteo y la clásica De´Longhi) con las que se entretiene preparando este elixir después del trabajo, cuando tenemos invitados o durante el fin de semana.

Y es que hoy en día los padres no solo disfrutan de moler el café al momento de consumirlo, si no que desean vivir la experiencia completa: perfeccionarse en el uso de una cafetera automática de calidad, capaz de diseñar un latte art, una nueva tendencia en este Día del Padre.

Así, la industria se prepara para una demanda que ya ha aumentado casi un 30% y llegará a 50% esta semana, transformándolo, por según año consecutivo, como el regalo favorito de la categoría.

Por otra parte, no hay que desconocer que el consumo de café en Chile ha crecido de manera exponencial, por ejemplo, el café instantáneo aumentó en 72%, mientras que la versión en grano lo hizo en un 157%. De la mano de estos nuevos estilos, se ha robustecido el desarrollo tecnológico de cafeteras de primera gama, como las de la marca italiana De´Longhi, que trae a Chile hace casi 30 años, la más amplia variedad de productos.
Control touch o vía bluetooth, termoblock, pantalla y panel digitales, son algunas de las características de las últimos artículos De´Longhi lanzados al mercado entre los que destaca Eletta y Prima Donna, las cuales transformarán al papá de la casa en un verdadero barista.
¿Un cremoso capuccino, un coffee latte, un macchiato o un americano? ¿pequeño, grande? ¿a qué temperatura y con qué aroma? Son algunas de las preguntas que tu padre podrá responder, sorprendiendo a sus invitados mientras prepara el mejor café en De´Longhi gracias a la nueva tecnología “latte crema system”,

la cual combina vapor, aire y leche, produciendo la más rica y cremosa espuma que te transformará en un verdadero master latte art gracias a los diseños que podrás concebir con las nuevas cafeteras De´Longhi, “el nuevo placer culpable de los adictos al café, en el Día del Padre”.