Libro

Disfrutamos de principio a fin este libro de Camila Sáez, autora de “Coctelería Criolla“, que nos adentra en el mundo de Ruth Olate, una mujer que desde su temprana niñez y para ayudar a mantener el hogar materno, ya que su progenitora era viuda y eran muchos hermanos, con 12 años salió a trabajar, tuvo que dejar el colegio y hacerse cargo de niños en casas ajenas, incluso puertas adentro.

Ruth nunca comprendió por qué cuando vivía en estas residencias ella debía cenar o almorzar sola en la cocina después de servirle a todos, nunca entendió el por qué no podía usar los muebles del living, o debía ver televisión sentada en un piso -en la entrada de la sala de estar- mientras la familia a la que atendía ….disfrutaba cómodamente de una película. Así vivió sus días, durante años levantándose a las seis de la mañana, a lavar ropa a escobilla y ejecutando labores de hogar que no le agradaba realizar.

Con los años fue conociendo a otras trabajadoras domésticas, y nunca le pareció que la llamaran Nana, así es que una vez que llegó a Santiago: decidió educarse, terminar la enseñanza media, hecho que enfrentó tras frecuentar a otras colegas, donde conoció a Aida Moreno, asesora de Casa Particular en ANECAP, asociación de empleadas de servicio doméstico, roce que le hizo sentir a Ruth ese deseo de comenzar a concretar acciones por su gremio, a tal punto que en 1983 fundó CONLACTRAHO, con el fin de luchar por la dignidad de las mujeres que se dedican a las labores domésticas….

Con el paso de los años Ruth Olate renunció a su empleo y se dedicó de lleno a batallar por los derechos de sus compañeras.

De hecho en el libro se menciona que Ruth se transformó en la presidenta del sindicato de asesoras de hogar, y que se ha encargado de liderar una fiscalización efectiva en la relación empleador/trabajadores….y tantas otras luchas….aunque hoy Ruth Olate está enfrentando otra difícil situación, a su diabetes se suma un cáncer, que la mantiene viviendo el día a día, algo que se hace más llevadero gracias a que esta obra le está permitiendo visibilizar su legado, plasmado en estas memorias, un verdadero homenaje no solo para Ruth Olate, si no para esas miles de mujeres anónimas, que crían, que protegen y que son la voz de cientos de moradas, en donde muchas veces las dueñas de casa deben trabajar para que otras eduquen y cuiden a sus hijos. ¡¡Maravillosa lectura!! Lo recomiendo y es ideal para leer u obsequiar en el Día de la Madre.

Libro: “No Somos Nanas: Memorias de Ruth Olate”. Editorial: Caliche. Autora: Camila Sáez Ibáñez. Páginas: 92. Disponible en las librerías Bookland, Qué Leo (Pedro de Valdivia) en Santiago, Recoletras y en la página web de la editorial www.edicionescaliche.cl

También te podria interesar: