tendencias

Salud

Mantenernos sanos es la premisa de todo inicio de año, y que mejor que el mes de marzo para comenzar a cuidarnos con los nutrientes esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano.

Así, el primer cuestionamiento es ¿estamos consumiendo proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y las vitaminas necesarias para lograr una salud balanceada?

Algunos especialistas han señalado que la dieta rápida -y poco balanceada- que hoy llevamos, podría ayudar a que los alimentos que se ingieren no estén aportando la cantidad necesaria de nutrientes para prevenir deficiencias en el organismo. “Por ejemplo, existen estudios que ligan el déficit de vitamina A con las cataratas, la vitamina D con problemas al sistema inmune, la hipertensión arterial, mayor riesgo de diabetes tipo 2 o patologías óseas; la falta de vitamina E con el cáncer de próstata o el folato con el cáncer colorrectal”, señala Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada.

De acuerdo a Molina, “una dieta balanceada y la ayuda de suplementos multivitamínicos suponen un papel clave para mantenernos sanos, siempre que éstos sean supervisados por el médico de cabecera, ya que los excesos también pueden ser riesgosos”. Por estas razones, la experta entrega una pequeña ayuda para reconocer estas vitaminas e incorporarlas en tu dieta diaria.

Vitamina A: Se encuentra en vegetales (verdes y amarillos) y productos lácteos, principalmente.

Vitamina B: “La puedes encontrar, principalmente, en los lácteos, el pan y los huevos”, señala la especialista. Ayuda a liberar la energía del cuerpo y es necesaria para la salud de la piel.

Vitamina B12: “Es fundamental para los glóbulos rojos y su principal fuente se encuentra en las carnes rojas, pescados y la leche”.

Vitamina C: Su principal fuente son las frutas y las verduras; “siendo necesaria para mantener la protección celular y absorción de hierro, entre otras importantes funciones”, indica Molina.

Vitamina D: Mucho se ha hablado en el último tiempo de esta vitamina. “Su déficit podría derivar en problemas inmunes y problemas óseos”, señala la especialista, añadiendo que podemos encontrarla de forma natural en el aceite de pescado y algunos frutos secos.

Vitamina E: Se puede encontrar en nueces, semillas y cereales y sería necesaria, principalmente, para la protección celular.

Vitamina K: “Una de sus principales funciones recae en la buena coagulación de la sangre. Se puede encontrar en vegetales verdes y cereales”, destaca Molina.

En conclusión, una alimentación balanceada, que incluya todos los grupos de alimentos, aseguraría un estado nutricional adecuado y permitiría prevenir el déficit de vitaminas y otros nutrientes, fortaleciendo el sistema inmune que previene procesos inflamatorios, futuras patologías y fortalece las defensas de nuestro organismo… ahora nos queda la interrogante ¿tu dieta es balanceada?

También te podria interesar:

@AnitaZuniga ☆ Journalist ♡ Consumista ★Shopaholic ★ FreeLance ★ Fashion Blogger ★ CinemaLover ★ ReadLover ★ CatLover ★ Runner ♡