Salud

By Anita Zuñiga, Octubre 31, 2018

Se acerca el verano y para muchos hombres y mujeres, esta época puede resultar la más dura del año. Bajar de peso, eliminar la celulitis, afirmar tejidos o aumentar la masa muscular suelen ser las principales metas para verse y sentirse bien.

No obstante, y como señala Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, “los hábitos de años suelen dejar huellas, por lo que el primer paso es trabajar el cambio de esos hábitos y una actitud positiva frente a esto”. Además, entrega consejos que pueden ayudarte a cumplir con tus objetivos.

  1. Aplícate

El ejercicio, por lo menos tres veces a la semana, es un factor clave a la hora de sentirse bien. No sólo porque a través de éste se queman calorías, “sino también porque ayuda al cuerpo a producir endorfinas, que es la hormona del placer y el bienestar. Además, hay que reducir la ingesta de hidratos de carbono y alimentos ricos en grasas”, añade la química farmacéutica.

  1. Evita las toxinas

Sobre todo, las que se encuentras en carnes ricas en grasas y en el consumo excesivo de azúcares refinadas y almidón, como el arroz o las papas. Esto produce que el cuerpo se inflame, y si le añadimos el calor, la inflamación también aumentará.

  1. Agua, la fuente de la juventud

La hidratación en básica en cualquier época del año, pero más aún cuando las temperaturas suben. Los médicos recomiendan tomar de 2 a 3 litros diarios, lo que “ayudará no sólo a hidratar, sino que el cuerpo también bota toxinas a través del sudor y la orina”, señala Molina. Por lo demás, ayuda a tener la sensación de saciedad y te ayudará con la ansiedad de los primeros días sin grandes cantidades de azúcares.

  1. Protégete

No te expongas al sol por más de dos horas, menos en los horarios donde más fuerte pega. De todas maneras, se recomienda usar diariamente un bloqueador solar (factor 15 como mínimo) y “repetirlo cada dos o tres horas, ya que con el sudor del cuerpo ésta va perdiendo su efecto”, indica la especialista.

  1. Combate la celulitis y retención de líquidos

Este padecimiento es común en el 90% de las mujeres y se debe, principalmente, a una deficiente circulación sanguínea. Por lo mismo, la química farmacéutica es enfática en que se debe disminuir la ingesta de sal y consumir alimentos ricos en agua, como la sandía, el pepino y el melón, ya que estos evitarán la retención de líquidos.

Lo más importante es que el llegar a verte y sentirte bien no implique un consumo irresponsable de suplementos o medicamentos para suprimir el hambre. Esto siempre debe ser consultado y recetado por un médico, que te indicará lo mejor para tu proceso y así evitar desórdenes alimenticios. No es una tarea imposible, pero sí requiere de constancia y actitud positiva.