Salud

By Anita Zuñiga, Noviembre 8, 2018

Poco a poco dejaremos atrás los días fríos y comenzamos a salir más, usamos menos capas de ropa y nos exponemos más al sol. Si bien todo el año debemos cuidarnos de los efectos nocivos de la radiación ultravioleta (UV), este tema se vuelve especialmente crítico en el período que está comenzando.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2010 y 2015 hubo un aumento en la tasa de casos de cáncer a la piel en Chile, llegando a 25 cada 100 mil habitantes. Y las estimaciones no son positivas, pues al 2020 podría afectar a uno de cada tres chilenos.

Por ello, la prevención es fundamental. De acuerdo con Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, las principales recomendaciones para estas fechas son:

  1. Cada día debemos aplicarnos una crema con protección solar de amplio espectro (UVA/UVB), que tenga un factor que sea igual o superior a 15. Si usted pasará varias horas al aire libre, el factor de protección debe ser igual o superior a 30. En cuanto a la cantidad, la recomendación es 28 gramos (2 cucharadas) en todo el cuerpo antes de salir y volver a aplicar cada dos horas después de nadar o si ha transpirado profusamente.
  1. Es necesario tomar en cuenta el tipo de ropa y los colores durante este tiempo, por lo que es relevante tomar en cuenta algunos consejos al respecto. Debemos fijarnos en el entramado del tejido, porque los de punto apretado bloquean más los rayos del sol. Las telas más eficaces son las sintéticas o semi sintéticas. En cuanto a los colores, hay que tener en cuenta que el rojo y el negro absorben más los rayos UV, mientras que el blanco y los tonos pasteles, los bloquean. En la actualidad, en el mercado hay ropa con etiqueta que indica su grado de factor de protección ultravioleta, lo que constituye una excelente guía.
  1. Evitar la exposición al sol en las horas más peligrosas (12:00 a 15:00 horas en promedio) y usar lentes de sol
  1. Acudir al médico una vez al año para un chequeo de la piel y prestar atención a señales de advertencia en la piel como cambios en el color, forma y textura de los lunares; llagas que no cicatrizan; cambios en las manchas de la piel, entre otras, nos ayudarán a prevenir esta enfermedad.

 

  1. No se recomienda usar los productos del año anterior, porque al haber estado sometido a altas temperaturas, pierden efectividad aun estando cerrados. Es así como la prevención pasa a ser un factor fundamental a la hora de evitar el desarrollo de enfermedades a la piel, sobre todo, del temido cáncer.

El mercado ofrece gran cantidad de productos para los distintos gustos, que van desde las cremas a aerosoles, ideales para los niños y aquellas personas poco habituadas a usar elementos para la piel. Incluso, varias marcas de cosméticos ofrecen bases de maquillaje con factor de protección 15 que humectan, maquillan y protegen.