Salud

By Anita Zuñiga, Noviembre 29, 2018

Según la última Encuesta Nacional de Salud (ENS) el 27,6% de la población chilena presenta índices de presión alta.

Según cifras mundiales, la hipertensión es una de las enfermedades más comunes, afectando al 20% de los adultos de entre 40 y 65 años y a casi un 50% de las personas de más de 65 años. Uno de sus mayores peligros, es que se trata de una enfermedad que no avisa, ni demuestra síntomas claros; por lo mismo, es sumamente necesario llevar hábitos de vida saludable para su prevención.

No es para que se alarme, pero si usted ha medido su presión arterial en días diferentes, y observa que se encuentra por sobre los límites establecidos, aun cuando se encuentra en reposo, usted podría sufrir de hipertensión.  

Sobre este tema, Paula Molina, química farmacéutica de Farmacias Ahumada, entregó prácticos consejos que le ayudarán a no llegar a sufrir esta patología y llevar una vida sana:

  • Peso corporal: Es importante mantener una dieta saludable y cuidar el peso. Si usted es una persona consciente de que posee sobrepeso, debe modificar su dieta, sumando el consumo de alimentos ricos en potasio como las legumbres, frutas y verduras, siempre guiándose de los consejos de un especialista.
  • Sal: La sal es el peor enemigo de la presión alta. Procure reducir el consumo de sal a 4 – 6 gramos al día (una tapita de lapicera). Esto mantendrá su actividad cardiaca normal y evitará la deshidratación.
  • Actividad física: Trotar, nadar o andar en bicicleta es fundamental para combatir el sedentarismo, evitar el desarrollo de la hipertensión y asegurar una vida saludable. Propóngase practicar algún tipo de actividad física al menos tres veces por semana, unos 30 a 45 minutos.
  • Café: La cafeína posee alcaloides que estimulan el sistema nervioso central, lo que acelera el sistema cardiaco, elevando la presión arterial. Por lo mismo, evite la ingesta de éste de manera habitual y en gran volumen.
  • Cigarros: Este es el peor hábito que puede tener un hipertenso, según los especialistas, ya que el efecto del cigarrillo haría menos eficaz el tratamiento antihipertensivo, sin mencionar que los problemas asociados a esta enfermedad (como los infartos) se dan con más frecuencia en los pacientes que fuman. Por eso, evite fumar y si ha sido diagnosticado con hipertensión, debe dejarlo de manera definitiva.

Con esto simples consejos, puede disminuir el riesgo de una complicación cardiaca, además de cuidar su salud de manera integral. Además, la química farmacéutica es enfática en hacer un llamado a la prevención y a permanecer atento a las alzas de presión. “Si usted sufre recurrentemente de taquicardias, dolores de cabeza intensos y repentinos, además de mareos o vértigo, es necesario que tome en consideración consultar un especialista”, señaló Molina.