Tendencias: 10 Formas de Incentivar a tus Empleados

By Anita Zuñiga, Julio 4, 2017

El trabajo de un líder en un equipo es a veces complicado, ya que debe tener a la mano un montón de recursos para procurar el logro de objetivos y la eficiencia de su equipo en todos los procesos, sin descuidar el bienestar físico y emocional de las personas involucradas en ellos.

Según neuvoo, motor de búsqueda de empleo canadiense, actualmente en expansión en América Latina, en los últimos años, se ha implantado en las grandes organizaciones una figura dedicada única y exclusivamente a velar por los empleados de la organización, un cargo que dedica todo su tiempo a la planificación de entrenamientos, sesiones de coaching, redacción de manuales, organización de eventos, negociación de beneficios laborales y, en general, a la creación de todo tipo de ideas en aras de cuidar al equipo y hacerlo más valioso y positivo.

Las organizaciones no siempre cuentan con un presupuesto que permita la contratación de una persona para estos temas exclusivamente, pero sí es importante que la forma de trabajar se vaya adecuando a la sociedad moderna, que valora mucho más el ambiente laboral que el salario, de acuerdo con una encuesta realizada por la comunidad laboral Trabajando.com-Universita a 2.150 usuarios.

A continuación, hemos recopilado las 10 formas más fáciles de incentivar a tus empleados:

  1. Dependiendo de la naturaleza de tu empleo, propón la figura de trabajo por cumplimiento de metas y no de horario. De esta forma, pueden garantizar que las exigencias sean más realistas y que los empleados trabajen a su propio ritmo para lograr los objetivos de la organización.
  2. Organiza entrenamientos para afianzar los conocimientos y que les permita sumar puntos a sus hojas de vida. En la encuesta mencionada, los encuestados hacen énfasis en las oportunidades de desarrollo. Asegúrate de que el equipo siempre esté en movimiento, sobre todo, aquellos que han estado por años en la organización.
  3. Haz cumplir las normas y sé justo con todos los miembros de tu equipo o de tu organización. Los favoritismos y la omisión de normas establecidas son una de las principales causas de un mal ambiente de trabajo.
  4. Genera espacios en donde todas las personas puedan ser escuchadas y toma nota de los puntos débiles que requieren un cambio en la estructura.
  5. Asegúrate de que la distribución del trabajo sea equitativa y de que todo el mundo esté totalmente claro de su rol. Si hay tareas que son compartidas, realiza un esquema que permita visualizarlas de modo individual y monitorear el progreso para que unos no se vean afectados con el retraso de otros.
  6. No está mal el incentivar económicamente, pero evalúa cómo puedes incorporarlo sin que desvirtúe la intención de construir un equipo compenetrado y al tanto de los objetivos comunes. A veces el dinero puede traer consigo disputas. Asegúrate de que todas las condiciones estén previamente establecidas por escrito y que todas las personas tengan conocimiento de ellas.
  7. Busca tiempo para escuchar nuevas ideas que ayuden a agilizar procesos y permitan utilizar el tiempo en cosas más valiosas.
  8. Planifica encuentros extra laborales de diversión sana, con la intención de aliviar la tensión y generar un ambiente de confianza en el equipo. Las competencias deportivas, actividades de integración, el teatro o festivales de música son una buena forma de hacerlo.
  9. Haz de las tareas algo más visual. Coloca una pizarra de tareas por hacer, crea un calendario compartido, quita las paredes y haz que todos trabajen juntos. Todos estos detalles fomentan la comunicación y harán que se desenvuelvan de mejor forma.
  10. Sé flexible cuando sientas que puedes confiar en ellos, a veces las personas también necesitan saber que confían en sus habilidades.