Tendencias

By Anita Zuñiga, Noviembre 27, 2018

Siempre que he oído hablar de minibodegas se me viene a la memoria una escena de la película “Eat, Pray, Love” y Julia Roberts argumentando “nunca pensé que toda mi vida podía caber dentro de una bodega”….

y a mí al menos se me viene a la mente la Navidad, una fecha en la que diversas personas requerimos más que nunca el arriendo de una minibodega, una verdadera opción si se trata de mantener el resguardo de los obsequios en las semanas previas a la Nochebuena, evitando que nuestros niños y/o familiares descubran lo que compramos en nuestras labores de Viejo de Pascua, Santa Claus o Papá Noel.

Por ende, es sumamente útil un lugar como AKI KB Minibodegas, sobre todo en pleno 2018 cuando cada vez existen menos espacios en nuestros hogares y es un verdadero reto ocultar esas compras navideñas.

Una fecha en la que es más que seguro que deseas mantener tus presentes lejos de las miradas curiosas, pero… ¿cómo los hacemos desaparecer? “En distintas estaciones del año las personas utilizan las bodegas, y en esta época en que se convierte en una manera de preservar el encanto de estas fechas”, señaló Arie Rezepka Gerente General de AKI KB Minibodegas.

Y es que las personas constantemente tienen la necesidad de guardar objetos u artículos, ya sea por el cambio de vestuario en el walk in closet o simplemente porque ya es hora de adoptar esta nueva alternativa a la hora de simplificar nuestro diario vivir, siendo una minibodega una solución que garantiza la seguridad y cuidado de tus bienes más preciados. Para más información ingresa a www.akikb.cl