Tendencias: ¿Cómo cuidas tu prenda regalona de invierno?

By Anita Zuñiga, Junio 30, 2017

¿Tienes algún cuidado con tus vestimentas más delicadas? Si no es así, acá te dejo una completa guía de cuidados para la prenda reina del invierno.

Estuvimos con Marcela Carvajal, experta en cuidado de prendas de la lavandería 5asec quien nos entregó una serie de Tips, que sabemos que si eres amante de la ropa y te gustan los abrigos de diferentes tipos, estos consejos serán ideales para ti.

Nuestro primer y fundamental consejo: Los abrigos no deberían colgarse apretados en el closet

El abrigo es una prenda compuesta de entretelas y hombreras que los forman, además de telas especiales que necesitan respirar y ventilarse. Lo ideal es colgarlo holgados y así evitamos que se arrugue; recuerda que los abrigos tienen estructura, por lo que debemos prevenir su deformación o deterioro, que pueden resultar difíciles de reparar en la casa porque esta prenda no se lava con tanta frecuencia.

Marcela Carvajal también aconseja colgar los abrigos en ganchos de madera con hombros preormados (son más gruesos hacia los lados) ya que el peso del abrigo puede hacer estirar el área de los hombros si no está bien sostenido.

Recuerda que durante el invierno, la lluvia y humedad puedan estropear tu abrigo. Si tienes abrigos de lana, poliéster, algodón o tejido compuesto. Existen quita pelusas que sacan la suciedad del ambiente o rodillos con cinta adhesiva que también sacan el polvo y pelusas. Estas herramienta te ayudan con el cuidado de la prenda para evitar tener que lavarlas tan seguido, perjudicando el tejido, color y mantenimiento del abrigo. Hay que tener especial cuidado con los abrigos de pelo largo, porque éstos se pueden adherir a la cinta y estropear la prenda para siempre.

El abrigo debe ser lavado dos veces por temporada mínimo aunque no esté manchado, la primera al comenzar la temporada para recuperar su textura y estructura y una segundo antes de ser guardado en primavera, ya que es muy importante sacar los aromas de perfume o comidas que puedan haber en él, ya que esto olores atraerán a las polillas.

Manchas

Si tu abrigo presenta una o varias manchas, no desesperes, si por ejemplo son de carácter superficial, humedece un paño (que no desprenda pelusas) y frótalo suavemente sin refregar. Pero si la mancha es profunda recuerda realizar el proceso de lavado en seco, un abrigo lavado en agua es una prenda que va directo al olvido.

Otro de los consejos entregados por Marcela de 5asec es no guardar por nada del mundo un abrigo en bolsas de plástico o zipper plástico, éste material genera la transpiración del abrigo pudiendo dejarlos con un aroma impregnado poco agradable. Por eso lo ideal es guardarlo en zipper de tela o TNT.

 

Cuidados de otros tipos de abrigos:

Abrigo de cuero

No desmanchar en casa, los cueros son teñidos y un mal proceso en casa puede arruinarlos para siempre. Llévalos siempre a un especialista en el cuidado de este tipo de prendas, para asegurarnos de que recibirán un tratamiento de limpieza adecuado.

No colgar dos chaquetas o abrigos de cuero juntos, las tinturas y la humedad que pueden existir dentro del closet, no son muy amigas y pueden mancharse entre sí.

Guardar siempre en bolsas de tela o TNT, jamás en plástico.

Abrigos de piel (sintética)

La piel sintética es plástico, por lo que la hace muy delicada a las temperaturas, esta no puede ser expuesta a agua caliente y menos a la secadora ya que se fusionan las fibras y se verá como un peluche muy mal cuidado.

Peinar estas prendas ayuda  a que la tierra y suciedad ambiental no se pegue en ella así se evitar tener que someterlas a una limpieza tan frecuente.

Cuando las uses, ventílalas y guárdalas en algún lugar espacioso para que no se compriman y pierdan frondosidad.

Recuerda seguir estos consejos y te aseguramos que tu abrigo perdurará por más de un invierno y se mantendrá como nuevo.